“segunda


¿Cuáles son los daños/desperfectos más frecuentes?

Los produtos de esta sección pueden presentar daños similares a las imágenes a las que presentamos a continuación.

Hay que tener en cuenta que no se detallan los de daños específicos en cada uno de los productos y que los defectos pueden ser tanto externos o internos, es decir, pueden quedar o no visibles una vez montado el mueble y generalmente son debidos a la manipulación sufrida durante el transporte, almacenaje, exposición o fabricación.


Imágenes orientativas de daños que podría presentar un producto de Segunda vida:



Ideas para reutilizar los muebles:

Pintura:

Repara el mueble pintándolo es una buena solución.
Para la melamina mejor seguir los siguientes pasos: en primer lugar hay que limpiar muy bien la superficie, mejor si es con un desengrasante. El segundo paso es aplicar imprimación, en este tipo de superficies es imprescindible para un buen resultado. Y por último podemos pintar. Recomendamos apostar por una buena calidad en pintura para un buen resultado.

Masilla:

Utiliza masilla especialmente elaborada para restaurar y reparar maderas, duras y blandas, así como aglomerado, chapa y tablero DM. Esta se comporta como una auténtica madera plástica, seca rápidamente y ofrece un acabado sólido y duradero.
Busca una marca en la que se especifique que la masilla no merma ni se agrieta al endurecer. Una vez endurecida se puede pulir, encerar, barnizar y vitrificar. Admite clavos y tornillos.

Si falta un trozo:

Si falta un trozo importante de material, se reconstruirá con una masilla biocomponente epoxi. Se trata de una masilla de dos componentes, de aspecto similar a la plastilina. Ambos componentes se conservan mucho tiempo siempre y cuando estén separados. Cuando se juntan y se amasan hasta conseguir una masa homogénea, se dispone de un tiempo limitado de utilización. Con esta masa homogénea, se repara el mueble. La masilla adhiere y reconstruye. La ventaja de este tipo de productos es su gran dureza una vez seco. El color suele ser marrón claro y se puede pintar perfectamente.

El mueble se ha quedado sin canto:

Existen cantos de distintos anchos y colores, autoadhesivos, thermoadhesivos y sin adhesivo. Sólo hay que escoger el color y el ancho que le van mejor al mueble, sabiendo que más vale ancho que estrecho. El canto se pegará, según el modelo elegido, con su propio adhesivo, con cola de contacto que le pondremos nosotros, o con una plancha. En cualquier caso, si es más ancho que la madera, después de transcurrir el tiempo de secado, se recortará lo que sobra con un cúter, cortando siempre en el sentido de la madera.

La chapa se despega:

La restauración se hace con cola de contacto. Primero se limpia bien las superficies, luego se aplica la cola de contacto en capa fina en ambas superficies. Hay que esperar unos minutos. Cuando tocas una de las superficies encoladas y tu dedo no queda pegado, entonces es cuando puedes presionar ambas superficies. Se dejan las dos partes presionadas con un gato o con un objeto pesado. La adherencia es instantánea, pero la adherencia definitiva se alcanza a las 24 horas, como en la mayoría de los adhesivos.

Madera hinchada:

La solución pasa por eliminar lo que se haya hinchado, lo que sobresalga de la superficie. Se trata de quitarlo sin más, luego lijar para procurar minimizar los desniveles y, como último, volver a pegar la capa como viene indicado arriba.

Superficie rayada o desgastada:

Si la superficie está rayada, se podrá minimizar el impacto visual con un rotulador para madera. Los hay de distintos colores. Si la raya es más profunda se puede rellenar la hendidura con una cera para madera.
Si la superficie está desgastada es mejor pintar el mueble.

Tornillo flojo:

Quitar el tornillo, limpiar bien el agujero, y rellenarlo con una barrita de relleno epoxi. Estas barritas llevan dos componentes que se amasan entre sí y se introducen en el agujero. En seguida, se atornilla el tornillo y en pocos minutos la masilla endurece.

Bisagra oxidada:

Se tiene que limpiar bien, quitando con una lija o un cepillo todos los residuos oxidados. Luego se aplica un producto desoxidante cuyo objetivo es quitar el óxido. A continuación, es recomendable aplicar un barniz transparente antioxidante.

Este sito web utiliza cookies
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).